Historia de Bvlgari

Fundada en Roma en 1884 por el talentoso platero griego Sotirio Bulgari, la firma rápidamente afianzó una reputación de excelencia italiana con exquisita artesanía y magníficas creaciones de joyería.
A lo largo de las décadas, las generaciones Bulgari han ido destilando un distintivo estilo a partir de vibrantes combinaciones de colores, volúmenes exquisitamente equilibrados e inconfundibles motivos que rinden homenaje a las raíces romanas de la firma.
Aunque siempre veneraba su legado cultural, Bulgari introdujo innovaciones que reescribieron las reglas del universo de la joyería y lanzó nuevas tendencias que han destacado como iconos del diseño contemporáneo.

DE LA PLATA AL ORO


Los exquisitos adornos de plata labrados por Sotirio Bulgari eran muy apreciados por los turistas ingleses que iban a Roma para realizar el tradicional Grand Tour y gracias a ellos floreció el negocio. 
Después de la apertura de la primera tienda de Via Sistina se sucedieron otras en Via Condotti y otros destinos turísticos.
Cuando se unieron al negocio los hijos de Sotirio, Giorgio y Costantino, estos intuyeron que, para crecer, la empresa familiar debía centrarse en la alta joyería, aprovechando el fructífero legado de la platería.

Las primeras creaciones de alta joyería de los años 1920 aún reflejaban el diseño de la tradicional escuela francesa, incorporando platino y diamantes con geométricos y estilizados diseños Art Déco. 
A partir de la década de 1940, empezó a emerger el genuino estilo italiano de Bvlgari, incorporando el soleado brillo del oro amarillo y las sinuosas espirales de las creaciones Serpenti.

COLORES AUDACES Y UN AIRE ECLÉCTICO


A mediados de la década de 1950, Bvlgari dio un paso más al introducir audaces combinaciones cromáticas de piedras preciosas y gemas de colores. 
Recordando a las cúpulas de los paisajes romanos, el cabujón se convirtió en un emblema de la marca para glorificar el vívido color de las gemas. 

Con la floreciente época de la Dolce Vita, la tienda de Via Condotti se convirtió en uno de los lugares de encuentro favoritos de las estrellas del cine y los miembros de la alta sociedad, amplificando así la fama internacional de la firma. Gracias a su éxito, a principios de la década de 1970, Bvlgari se expandió por Europa y Estados Unidos.
Los hermanos Bulgari de la tercera generación infundieron nuevas líneas creativas con inspiraciones sin límites que van desde el Lejano Oriente hasta el Arte Pop, para satisfacer los gustos de mujeres modernas y dinámicas.
Desde su visión pionera, el reloj BVLGARI BVLGARI se convirtió en un clásico instantáneo y una declaración de diseño sin precedentes.

JOYAS MODULARES Y MATERIALES INSÓLITOS


En las décadas de 1980 y 1990, Bvlgari continuó innovando y lanzó joyas distintivas y versátiles diseñadas para lucirlas de la mañana a la noche.
La joyería modular era la respuesta a cualquier necesidad de la mujer: un elemento único con un marcado diseño era el punto de partida para replicarlo y combinarlo con una amplia gama de elementos preciosos: desde la hematita hasta el coral, pasando por el acero y el pavé de diamantes. 

Con desenfrenada creatividad, se incorporaron materiales insólitos a joyas y relojes para alcanzar nuevas cumbres de sofisticación: el acero, la porcelana, la seda y la madera ampliaron los límites del lujo y dieron vida a creaciones agradables a la vista y al tacto, como una segunda piel.