LA COLECCIÓN DE ELIZABETH TAYLOR

"La colección de joyas de Elizabeth Taylor fue reconocida como una de las colecciones más importantes jamás reunidas. Innegablemente, la estrella de cine fue una mecenas apasionada de las joyas Bulgari y a lo largo de su vida poseyó varias piezas únicas extremadamente representativas del estilo característico de la marca. Su apasionada relación con Bulgari empezó en 1962, cuando llegó a Roma para protagonizar "Cleopatra". En su libro "My Love Affair with Jewelry" (Mi historia de amor con las joyas), afirma: "Una de las mayores ventajas de rodar 'Cleopatra' en Roma fue la hermosa tienda de Bulgari. Solía visitar a Gianni Bulgari por las tardes, nos sentábamos en lo que él llamaba la 'sala del dinero' e intercambiábamos historias".
En 2011, Christie's subastó una colección privada de Taylor, cuya cuantiosa venta batió un récord en la historia de las subastas de joyas. Bulgari recuperó en esta subasta las siete joyas de la casa que mejor representaban la predilección de Taylor por la marca y su talento genuino para el coleccionismo. Algunas de estas impresionantes piezas fueron muestras de amor del actor Richard Burton. Burton y Taylor se conocieron en Roma durante el rodaje de la película "Cleopatra" y, según se dice, se enamoraron al instante tras rodar su primera escena juntos, a pesar de que ambos estaban casados. Su historia de amor fue difundida por toda la prensa mundial y la tienda Condotti de Bulgari se convirtió en uno de los escondites favoritos de la pareja en Roma. Como Elizabeth Taylor había sido cliente de Bulgari por algún tiempo, Burton se fue acostumbrando rápidamente a la fascinación de esta por las joyas y escogía cualquier ocasión para obsequiarle piezas fabulosas. Solía decir: "Lo único que Liz sabe decir en italiano es Bulgari".

El primer anillo

Anillo en platino con esmeralda octogonal talla esmeralda de 7, 4 ct aprox. Los 12 diamantes en forma de pera tienen un peso total de unos 5,3 ct. Esta joya, creada por Bulgari en 1962, fue la primera que Elizabeth Taylor recibió de Richard Burton en Roma durante el rodaje de "Cleopatra", al comienzo de su sonado romance. La estelar pareja se convirtió en asidua de la tienda Bulgari, ya que Richard Burton aprovechaba cualquier ocasión para regalarle una joya. La propia actriz afirmó en alguna ocasión sentirse una celosa y apasionada guardiana de sus joyas. Las joyas producían en ella una felicidad pura y adoraba lucirlas y compartir con los demás sus poderes mágicos como fuente de alegría y excitación. La actriz subastó la pieza en 2002 a beneficio de la Fundación Elizabeth Taylor contra el SIDA y, en una carta dirigida a los nuevos propietarios, escribió: “¡Lleve esta joya con amor!”.

Un regalo de boda

Magnífico collar en platino con esmeraldas, 1962. Está montado con 16 esmeraldas colombianas octogonales talla esmeralda, con un peso total aproximado de 60,50 ct, cada una de ellas rodeada de diamantes talla brillante en forma de pera. Liz Taylor lo recibió como regalo de boda de Richard Burton en 1964. El colgante con la esmeralda colombiana talla esmeralda de 23,44 ct, creado por Bulgari en 1958 como un broche, fue el regalo de compromiso de Richard Burton a Elizabeth Taylor en 1962 que la actriz llevó en su enlace en 1964. El collar quedó inmortalizado en 1966 cuando Taylor recibió el Óscar a la mejor actriz.

El sautoir

Sautoir en platino con zafiros y diamantes, de 1969. El colgante, que se puede desmontar para llevar a modo de broche, está montado en el centro con un zafiro birmano en cabujón de pan de azúcar de 65 ct aprox. La cadena larga, formada por motivos hexagonales y romboidales, exhibe una decoración de pavé de diamantes talla brillante y zafiros calibrados. La joya fue un regalo de Richard Burton a Liz Taylor en 1972 con motivo de su 40 aniversario. Esta pieza anticipa el estilo atrevido y ecléctico de Bulgari de los años setenta, con largos sautoirs y el uso de un elemento ovalado que integra una gema en cabujón engastada y rodeada de diamantes.

El anillo Trombino

El anillo Trombino (por su forma parecida a una pequeña trompeta), datado de 1971 y realizado en platino con zafiro en cabujón de pan de azúcar de más de 25 ct, presenta la típica montura de pavé de diamantes talla brillante e incorpora tres diamantes talla baguette en horizontal sobre los hombros. El anillo Trombino, creado a principios de la década de 1930, es uno de los diseños de Bulgari que más éxito ha cosechado a lo largo de su historia. A partir de un encuentro fortuito, la actriz halló en este anillo el complemento perfecto del magnífico sautoir que había recibido como obsequio dos años antes. Aunque en origen ambas piezas no eran un conjunto, llegaron a ser “una pareja perfecta”.

Un parpadeo de luces

Broche Tremblant en platino con esmeraldas y diamantes, 1960. El broche, probablemente un regalo que Elizabeth Taylor recibió de su entonces marido Eddie Fischer, inicialmente era a la vez broche y adorno para el cabello. En las piezas Tremblant, las flores se montan sobre soportes de espiral que crean un radiante efecto de luces que parpadean con el movimiento. Desde el siglo XVIII, los motivos florales realistas constituyen una constante en la joyería francesa. A principios de la década de 1960, Bulgari compite con los joyeros parisinos más refinados con la creación de estos ramilletes asimétricos.

ESPEJO DE MANO

Espejo de mano en oro decorado con ave rapaz de inspiración egipcia con turquesa calibrada engastada, 1962. El espejo fue probablemente ofrecido como regalo a la actriz por el equipo de producción de "Cleopatra".