DECLARACIÓN SOBRE LA TRATA DE PERSONAS Y LA ESCLAVITUD MODERNAS

La Ley contra la Esclavitud Moderna de 2015 se diseñó para combatir la esclavitud en el Reino Unido y en todo el mundo. El proyecto de ley se presentó ante la Cámara de los Comunes en forma de borrador en octubre de 2013, recibió la aprobación real y entró en vigor el 26 de marzo de 2015. El apartado 54 de la Ley contra la Esclavitud Moderna exige a las organizaciones con una facturación anual total en todo el mundo de 36 millones de libras, que desarrollen un negocio (o parte de un negocio) en el Reino Unido, la elaboración de una declaración sobre la trata de personas y la esclavitud cada año fiscal.
El 1 de enero de 2012, la Ley de Transparencia en las Cadenas de Suministro de California de 2010 entró en vigor en el Estado de California, EE.UU. Esta ley se diseñó para aumentar la cantidad de información proporcionada por fabricantes y distribuidores en relación a sus iniciativas por abordar el problema de la esclavitud y de la trata de personas. De esta forma, permiten a los consumidores tomar mejores decisiones y con más criterio respecto a los productos que compran y a las empresas que apoyan.
A pesar de que se trata de la primera declaración pública como respuesta a los requisitos de la Ley contra la Esclavitud Moderna del Reino Unido y de California, Bulgari se compromete desde hace mucho tiempo a desarrollar su actividad comercial de forma ética, respetando todas las leyes, normas, derechos humanos, libertades civiles universales y libertades fundamentales más allá de las costumbres y las prácticas locales.
Este compromiso se acordó en el consejo de la empresa a través de medidas concretas, como la colaboración con Save the Children, la adopción del Proceso de Kimberley y la afiliación al Consejo de Joyería Responsable, entre las iniciativas más destacables.
De acuerdo con los requisitos mencionados previamente de la Ley contra la Esclavitud Moderna del Reino Unido y de la Ley de Transparencia en las Cadenas de Suministro de California, Bulgari se esfuerza constantemente por mejorar su compromiso contra la esclavitud, la trata de personas y cualquier otra forma de abuso de los derechos humanos en la sociedad, a través de la adopción de acciones con distintos enfoques, tales como el Código Ético, la supervisión de la cadena de suministro y otras herramientas para garantizar que la actividad comercial se desarrolla de forma responsable.

Bvlgari's commitment to Corporate Social Responsibility.

BVLGARI y los diamantes de guerra

Los diamantes de guerra son diamantes cuyo comercio ilegal se utiliza para financiar conflictos, guerras civiles y abusos de los derechos humanos. En el año 2000 se alcanzó un acuerdo de certificación internacional, denominado sistema de certificación internacional del Proceso de Kimberley. Gracias a este sistema, ahora los diamantes en bruto deben ir acompañados de un certificado validado por el gobierno en el que se declara que no son diamantes de guerra. El sistema de certificación del Proceso de Kimberley ha sido adoptado por la inmensa mayoría de los países participantes en el proyecto, incluida la Unión Europea. Bulgari compra exclusivamente diamantes pulidos y trabaja con proveedores de diamantes cuidadosamente seleccionados, con sede en países signatarios del Proceso de Kimberley. En 2006, Bulgari se convirtió en miembro del Consejo de Joyería Responsable (CRJP), una organización sin ánimo de lucro que promueve prácticas éticas, sociales y medioambientales responsables a lo largo de toda la cadena de suministro del oro y los diamantes en la joyería, desde la extracción hasta la comercialización al cliente final. En diciembre de 2011, Bulgari se convirtió en miembro certificado al demostrar que cumple los estándares del CRJP en cuanto a prácticas responsables en toda la cadena de suministro de sus joyas.

El Proceso de Kimberley

En 1998, dos organizaciones no gubernamentales (ONG), Global Witness (Reino Unido) y Partnership Africa (Canadá), informaron a la industria del diamante y a los medios de comunicación internacionales de que grupos rebeldes de Angola y Sierra Leona estaban comerciando ilegalmente con diamantes para financiar sus actividades.

En mayo de 2000, el gobierno de Sudáfrica organizó una reunión en Kimberley para reunir a todas las partes interesadas y debatir una solución para este problema. Dichas reuniones recibieron el nombre de Proceso de Kimberley y, al cabo de dos años, se había alcanzado un acuerdo internacional, denominado Sistema de Certificación del Proceso de Kimberley, en el que se establecían los requisitos para controlar la producción y el comercio de diamantes en bruto. Este sistema exige que todos los envíos de diamantes en bruto exportados a través de una frontera internacional se realicen en un contenedor seguro y vayan acompañados de un certificado validado por el gobierno denominado "Certificado del Proceso de Kimberley", en el que se declara que las piedras no son diamantes de guerra.

La industria del diamante también reaccionó de forma inmediata y empezó a colaborar con las Naciones Unidas y las principales ONG para detener el comercio con diamantes de guerra. Fruto de ello, en julio de 2000 la Federación Mundial de Bolsas de Diamantes y la Asociación Internacional de Fabricantes de Diamantes (dos entidades que representan a los centros de fabricación y comercio más importantes del mundo) crearon el Consejo Mundial del Diamante. Esta organización reúne a fabricantes, comerciantes, gobiernos y organizaciones internacionales pertinentes, y su misión es garantizar que se aplican las restricciones sobre el comercio con diamantes de guerra.

En febrero de 2003, el Consejo Mundial del Diamante publicó una Guía esencial para la implementación del Proceso de Kimberley destinada a promover un sistema de autorregulación para toda la industria del diamante con el objetivo de restringir el comercio con diamantes de guerra. De acuerdo con dicha guía, todos los minoristas del sector de la joyería deberían:

• Solicitar a todos sus proveedores que aporten garantías relativas a todos los diamantes pulidos
• Informar a los proveedores por escrito de que solicitarán una garantía
• Conservar dichas garantías durante un periodo mínimo de cinco años

Certified member 00001127: the Resposible sourcing certificate

Consejo de Joyería Responsable

El Consejo de Joyería Responsable (RJC por sus siglas en inglés) es una asociación internacional sin ánimo de lucro integrada por más de 900 empresas que operan en toda la industria y que proveen a los sectores de la orfebrería, la extracción y la venta minorista de diamantes, oro y platino. Los miembros del RJC promueven el respeto por la ética, los derechos humanos y el medio ambiente mediante la adopción de prácticas sociales y medioambientales adecuadas de forma totalmente transparente y a lo largo de toda la cadena de producción. El objetivo de este compromiso es proporcionar garantías fiables de la calidad del producto y normas éticas para todo el sector de la producción. El RJC ha desarrollado un sistema de certificación que todos sus miembros deben aplicar y cuyo cumplimiento es verificado por una agencia certificadora acreditada. Como miembro del Consejo de Joyería Responsable, Bulgari debe cumplir los requisitos de este sistema y garantizar que todas las empresas que participan en su cadena de producción también los respetan.

Principios del Consejo de Joyería Responsable

1. Ética comercial

Nos comprometemos a desarrollar nuestro negocio con una elevada conducta ética, y a garantizar la honradez, la transparencia y el cumplimiento de toda legislación vigente. No participaremos en actos de soborno ni de corrupción. No toleraremos el lavado de dinero ni el financiamiento del terrorismo. Adheriremos al Sistema de Certificación del Proceso de Kimberley y al sistema voluntario de garantías del Consejo Mundial del Diamante. Informaremos de manera cabal y precisa sobre las características materiales de los productos que comercializamos. Tomaremos medidas razonables para garantizar la seguridad e integridad física de los cargamentos de nuestros productos. Respetaremos la confidencialidad comercial y la privacidad de datos.

2. Derechos humanos y desempeño social

Creemos en y respetaremos los derechos humanos y la dignidad de las personas, de acuerdo con la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. No toleramos el trabajo infantil. No usaremos mano de obra de personas bajo trabajos forzados, en cautiverio, en servidumbre u obligadas a pagar deudas mediante contratos obligatorios no rescindibles, ni restringiremos la libertad de movimientos de los empleados y las personas a su cargo. Nos comprometemos a desarrollar nuestras actividades bajo normas elevadas en materia de salud y seguridad. No impediremos la libre asociación de los trabajadores; donde las leyes prohibieran este derecho, fomentaremos procesos paralelos o alternativos de diálogo. No discriminaremos en el lugar de trabajo en función de raza, grupo étnico, casta, nacionalidad, religión, discapacidad, sexo, orientación sexual, filiación sindical, filiación política, estado civil, aspecto físico, edad o cualquier otro criterio prohibido, de manera que todas las personas que estén "capacitadas para trabajar" tengan las mismas oportunidades y no sean discriminadas en función de factores no relacionados con su capacidad para realizar su trabajo. Bajo ningún concepto aplicaremos castigos corporales y prohibiremos el uso de tratos degradantes, acoso, abuso, coerción o cualquier forma de intimidación. Cumpliremos con la legislación concerniente a horarios de trabajo y remuneración; donde no estuvieran estipulados por ley, respetaremos las normativas imperantes en la industria. Fomentaremos el desarrollo de las comunidades de los lugares donde trabajemos, contribuyendo así a su bienestar social y económico. Reconoceremos y respetaremos los derechos de los pueblos indígenas, el valor de sus tradiciones y su acervo cultural y social. Cooperaremos con los mineros artesanales y de pequeña escala que trabajen en las inmediaciones y participaremos en las iniciativas de las partes interesadas para fomentar las prácticas mineras legales y responsables.

3. Medio ambiente

Desarrollaremos nuestro negocio con responsabilidad hacia el medio ambiente. Controlaremos nuestra huella medioambiental eliminando o minimizando los impactos sobre el medio ambiente. Garantizaremos la eficiencia de nuestro negocio optimizando el uso de la energía y los recursos. Adoptaremos prácticas que enriquezcan la biodiversidad y reduzcan los impactos sobre ella.

4. Sistemas de gestión

Cumpliremos con la legislación vigente y haremos público nuestro compromiso de respetar el Código de Prácticas del RJC. Evaluaremos los riesgos que presenta nuestro negocio, incluso aquellos que pueden surgir a partir de nuestros propios socios comerciales, y estableceremos sistemas que gestionen y mejoren las prácticas sociales y medioambientales en cuanto a ética y derechos humanos.

Aplicación

Al aplicar el sistema de certificación del RJC, Bulgari SpA y todas sus filiales, incluidas las sociedades controladas indirectamente por Bulgari SpA, han adoptado políticas y sistemas de gestión que garantizan el cumplimiento de los principios mencionados anteriormente. En diciembre de 2011, Bulgari se convirtió en miembro certificado del Consejo de Joyería Responsable al haber adoptado el sistema de normas del RJC en todas las fases de producción y procesamiento de sus joyas, lo cual garantiza la aplicación exhaustiva de prácticas éticas y responsables a través de un sistema de auditoría independiente. Como miembro certificado, Bulgari ha demostrado que su modelo de negocio se ajusta plenamente a las normas y requisitos éticos de la organización. Además, con el nombramiento de un Director de RSC en 2012, se compromete a llevar a cabo auditorías de sus proveedores, lo que garantiza la realización de evaluaciones periódicas de los principios de responsabilidad social y medioambiental en la cadena de suministro.
El 8 de enero de 2015 y, posteriormente, el 13 de diciembre de 2017, Bulgari consiguió la renovación de su certificación como miembro del Consejo de Joyería Responsable, por el cual se ratifica su observancia del Código de Prácticas de la organización. La renovación de esta certificación corrobora el compromiso de Bulgari en estrecha colaboración con sus accionistas para fomentar prácticas éticas y responsables como parte de su estrategia y operaciones empresariales, una acción impulsada por un constante esfuerzo de superación.

Haga clic aquí

Certificación de Cadena de Custodia

El 10 de junio de 2015, Bvlgari consiguió la Certificación de Cadena de Custodia (CoC) para toda su cadena de producción de joyería en oro. Se trata de la primera marca de joyería del mundo en conseguir este prestigioso estatus que la coloca entre los primeros puestos en materia de sostenibilidad de la cadena de suministro de mineral.
El 11 de junio de 2018 se renovó la certificación para tres años más, hasta 2021, lo que corrobora el compromiso de Bvlgari por garantizar la trazabilidad de sus metales, que se obtienen de forma responsable a lo largo de toda la cadena de producción. La norma de certificación, promulgada por el Consejo de Joyería Responsable (RJC) de conformidad con las directrices de la OCDE, promueve el uso de materiales preciosos obtenidos de forma responsable en toda la cadena de producción y distribución. En el siguiente enlace podrá encontrar más información sobre la Cadena de Custodia del RJC.

¿Qué son los procesos de extracción responsables?

Según el Consejo de Joyería Responsable, los metales se extraen de manera responsable cuando no se obtienen con la intención de financiar conflictos armados y cuando se procesan mediante métodos responsables a lo largo de toda la cadena de producción y distribución. Esto implica el respeto absoluto de los derechos humanos y la normativa de las condiciones de trabajo, la protección medioambiental y la aplicación de principios éticos en las prácticas empresariales, tal como establece el Código del Prácticas del RJC. Para garantizar el cumplimiento a largo plazo de las medidas establecidas por las normas de la Certificación de la Cadena de Custodia promulgada por el RJC, Bvlgari ha adoptado un sistema de gestión interno y externo para garantizar que se identifiquen los materiales certificados en cada una de las fases del proceso de producción, desde la extracción de los metales hasta la culminación del producto finalizado. La certificación garantiza que se adoptan métodos de extracción y procesamiento responsables durante toda la cadena de producción y distribución.
También reafirma el compromiso de Bvlgari con la garantía de la trazabilidad de su oro no solo en cada fase del proceso de producción, sino también en la implicación de los proveedores, con la intención de seguir mejorando y con el objetivo de promover el desarrollo sostenible de las comunidades locales en las que opera Bvlgari. Para ver la certificación, haga clic aquí.

Bvlgari corporate social responsibility - Chain-of-Custody Certified Entities - Responsible Jewellery Council