El eclecticismo característico de Bulgari surgió con toda su energía en los años 70, cuando el afán de experimentación de la Maison cumplió con las expectativas, los sueños de evasión y la predilección por el exotismo de una nueva generación. 

Este espíritu curioso y de mente abierta dio lugar a una gran variedad de inspiraciones y diseños, basándose en fuentes culturales y estéticas muy diversas. Las joyas convertibles eran un elemento básico, en especial los largos sautoirs, cuya forma alargada y extragrande encajaba perfectamente con la moda "maxi" de la época.

Los llamativos colgantes, a menudo desmontables para transformarse en un broche, han demostrado ser un insaciable campo de investigación estilística para la Maison, con motivos que incluyen desde influencias orientales hasta entretenimientos de pop art, siempre en beneficio de una exuberancia colorida y atrevida. 

La abstracción geométrica se alterna con motivos exóticos, como elefantes, estatuillas egipcias, flores de loto, o nuevas interpretaciones de la laca tradicional japonesa. Las grandes esmeraldas talladas se combinan con rubíes y diamantes, evocando el estilo de los príncipes mongoles con un estilo modernizado. La actitud de Bvlgari por la transculturación, un legado de sus raíces romanas, encuentra en estas creaciones algunas de sus expresiones más vibrantes.  

Eclecticismo

volver a heritage