Desde mediados de los años 50, Bulgari se ha labrado su propio camino creativo en el mundo de la Alta Joyería, revolucionando los códigos estéticos tradicionales con un vibrante estilo italiano. Este estilo genuino, basado en colores intensos y volúmenes armoniosos, ofrecía una nueva y emocionante alternativa en una época en la que la escuela parisina más conservadora dominaba el mercado.

La preciosa y tradicional triada de rubíes, zafiros y esmeraldas, normalmente combinada exclusivamente con diamantes, pronto se ha visto acompañada por la vivaz paleta cromática de turmalinas, rubelitas, granates, peridotos y piedras preciosas. 

En el marco de esta interminable investigación cromática, la talla cabujón de líneas suaves y redondas se convirtió en la alternativa preferida y, posteriormente, en una firma estilística de Bulgari por su capacidad para acentuar la riqueza material y la intensidad del color de las gemas. 

Cada gema Bulgari posee un carácter distintivo, una intensidad y una luz interior que la distingue. Combinados en composiciones individualizadas y armonías texturizadas de color y brillo, estos tesoros preciosos de la tierra son testimonio de la pasión de Bulgari por la experimentación y el criterio exigente para la belleza.

Color

volver a heritage