• Sautoir en oro de tres colores con monedas de plata inglesas y diamantes, 1973.
  • Collar Monete en oro con pavé de diamantes y monedas romanas, 1975.
  • Pulsera en oro con monedas de plata de la República Romana y diamantes, 1980.

Monete

Como uno de los emblemas de Bulgari de mayor éxito, las piezas con monedas antiguas engastadas se presentaron como una clara referencia a los orígenes helénicos de la marca asentada en Roma y a una larga tradición joyera que se remontaba a la Antigua Roma del siglo I d. C. Nicola Bulgari, como el fervoroso coleccionista de monedas que era, propició el engastado de monedas antiguas en joyas Bulgari para presentarlas por primera vez en los años sesenta. En todas las piezas Monete, para acentuar y preservar su belleza intrínseca, la estructura de las monedas permanece inalterada de manera que sea la montura la que se adapte a sus contornos, ya sean regulares o irregulares.
Otro denominador común entre las joyas Monete de Bulgari es el juego de contrastes: el contraste de las texturas entre el acabado mate de la moneda y la superficie pulida de la envoltura moderna, el contraste entre el metal de la moneda (de bronce, oro o acero) y el contraste entre el objeto antiguo y la estructura moderna.
Las primeras joyas con monedas elaboradas en 1966 fueron tan elegantes como modernas. Cada bisel llevaba un grabado en italiano en el reverso con el nombre del emperador de la moneda, las fechas de su reinado y el tipo de moneda. Este elemento didáctico se convirtió en una característica permanente de las colecciones de monedas.
A lo largo de las décadas, Bulgari fue seleccionando una serie de monedas para joyas que abarcaba desde monedas de la Grecia y Roma antiguas, hasta otras de la América de principios del siglo XX. Cada moneda se seleccionaba con gran cuidado por su belleza y tamaño, bien para insertarlas en un diseño, bien para elaborar una joya que las rodeara.